Si vas a comprar carro ¡Detente!

Si vas a comprar carro detente. Revisa estas opciones 

Hoy en día, conviene no dejar ningún cabo suelto a la hora de realizar un gasto familiar importante. El carro es uno de ellos y, antes decidirse por la adquisición de un auto nuevo, conviene echar números y estudiar todas las posibilidades. Crédito Bancario, Leasing o Renting, detallemos cada uno de ellos:


Crédito Bancario
Necesitas tener una buena vida crediticia, en la mayoría de los casos contar con una cuota. La duración del préstamo importa mucho. Cuanto mayor sea el plazo, menores serán las cuotas mensuales, pero pagaremos más de lo que vale el carro al final del crédito (por los intereses) y asumiremos riesgos crecientes de pérdidas financieras, esto ocurre porque éste se deprecia de manera muy significativa desde el momento que sale del concesionario o dealer. Suele suceder que pasado algunos años debamos más dinero por el carro al banco que lo que éste vale en el mercado. Sin tener en cuenta que durante todo este periodo el 100% de los gastos de auto corren por cuenta del usuario. A esto agréguele las zonas peligrosas, sometidos al azar de una gran avería, de un robo o de un siniestro total por un accidente. En los dos últimos supuestos, las compañías de seguros nos reembolsarán el valor tasado en ese momento, no el importe pendiente de nuestro préstamo. Seguiremos endeudados y, lo que es peor, necesitaremos financiación adicional para conseguir otro vehículo. 
 
Financieramente hablando, la solución razonable es acortar la duración del préstamo pagando mayores cuotas mensuales, las cuales muchas veces no están al alcance de todos.

El vehículo queda pignorado a la entidad crediticia y pasa a nombre del cliente al momento que termine de cancelar la deuda.

Leasing
El leasing es un contrato de arrendamiento a largo plazo (mínimo dos años) con opción a compra, por el cual pagamos una cantidad determinada en concepto de entrada o anticipo y una cuota fija periódica. Al finalizar el contrato podemos adquirir la propiedad del vehículo, ejecutando la opción de compra por su valor residual, suscribir un nuevo contrato sobre el mismo vehículo o devolverlo. En el caso del leasing, asumimos todos los gastos derivados que comporta el uso del carro: matriculación, seguro, impuestos, mantenimiento y averías, por lo que no resulta una opción atractiva para un usuario particular, con respecto a la compra ordinaria mediante préstamo. El titular del vehículo es siempre la entidad financiera, y el contrato no se puede cancelar anticipadamente antes de los primeros 24 meses, y después sólo con penalización y pago de las cuotas pendientes.

Renting
Renting es un es un contrato de arrendamiento a mediano plazo (36 meses) o largo plazo (60 meses), que incluye todos los servicios relacionados con el vehículo y tiene por objeto principal facilitar su uso, no su compra. En este caso, la propiedad del carro es de la empresa que lo suministra, y adquirimos el derecho a utilizarlo pagando cuotas fijas durante el período de contrato, sin tener que preocuparnos por los costos asociados como lo son:

Seguros 100%
Asistencia en carretera.
Mantenimientos
Repuestos
Cambios de llantas
Gestión y pago de impuestos.
Lavadas
Gastos de matricula

Otros servicios que suelen ofrecerse son el carro de sustitución en caso de averías o siniestros y la gestión de multas. 
Al finalizar el contrato, devolvemos el carro y podemos renovar el Renting con un modelo nuevo.
La predictibilidad del gasto durante el período del contrato; la comodidad que supone despreocuparnos por la póliza de seguro, los impuestos, las revisiones y todo el tiempo que dedicamos a tales menesteres, así como la posibilidad de disponer siempre de un vehículo moderno, hace que la opción del Renting sea atractiva para muchos consumidores. 

Espera nuestra próxima entrega revisemos los números antes de comprar carro.


whatsapp
whatsapp
Autos